La familia inicia cuando decide compartir su vida con alguien más, pero cuando decide agrandarla, es decir tener hijos, los gastos, indudablemente, aumentarán. No solo deberá considerar una boca más que alimentar, también está la ropa, la educación, (a cual es muy cara, aún siendo pública, el material, etc.) transporte y de más. Esto no solo por los primeros 18 años, ya que realmente ninguna familia se desentiende por completo de los hijos, aunque en menor grado, aún así por el resto de su vida.

¿Está preparado para agrandar la familia?

Idealmente tomar la decisión de comenzar una familia es algo que se planea, de no ser así las finanzas, los sueños, los propósitos y metas pueden no cumplirse como se tenía establecido, y no solo eso, también debe prepararse emocionalmente para este gran paso.

A decir verdad no existe una fórmula mágica para saber si está preparado para ser padre o no, porque siendo honestos ¿cuánto es necesario tener ahorrado?, ¿cuánta estabilidad financiera debe tener? Es un tema muy confuso, por eso tenemos algunas señales que pueden indicar es hora de platicar con su pareja.

Plan financiero claro

Sin bien a veces la vida sale con sorpresas o puede tomar más tiempo alcanzar los objetivo, tener un plan establecido en la vida de lo que se quiere conseguir ya es de por si ir por el buen camino. Entre los planes más significativos y que ya deberían tener un espacio en su vida está el retiro, seguros y fondos de ahorro.

No obstante si el plan de tener un hijo ya está en mente, deberá considerar planes financieros para la educación, manutención y hasta gastos misceláneos como entretenimiento y esparcimiento.

Tiene un presupuesto

Tener un control de dinero ahora es de gran ayuda cuando las finanzas pueden volverse locas. Debe tener una idea clara de cómo organizar los gastos, saber priorizar los pagos y no tener miedo a hacer recortes.

Si ya tiene grandes deudas por falta de un presupuesto, tener un hijo, sin duda será agregar más gastos, lo que puede hacer que las deudas crezcan y se salgan de control.

Asegurar la salud

Una vez que se convierte en padre o madre, su vida ya no solo es su única responsabilidad, deberá asegurarse que estará por muchos años más para poder cuidar del nuevo integrante y poder proveer. Los seguros de vida y de salud son importantes para asegurar que estará por muchos años más, pero lo más importante es que las finanzas no se verán en problemas en caso de que pase algo.

El ahorro es una prioridad

No solo los ingresos son necesarios para poder proveer a su familia y dar una vida de calidad, los ahorro de emergencia o para cualquiera que sea el propósito, aseguran que se pueda dar realmente esa vida de calidad que merecen. Todos estos tipos de ahorro pueden ayudarle en situaciones sorpresa y de riesgo para las finanzas.

Tiene las deudas bajo control

No toda las deudas son malas, pero al final siguen siendo deudas. El verdadero consejo es que se recomienda que tenga las deudas bajo control, que no superen su nivel de ingresos y que no pongan en peligro su calidad de vida. Recuerde que los gastos aumentarán y es probable que las deudas también, así que se recomienda que el nivel de deudas sea lo más bajo posible.

Tiene una vida sencilla

Vivir con extravagancias o gustos caros no podrá seguir siendo una opción cuando se agrega un nuevo integrante. Recuerde que los hijos aprenden todo lo que ven, si lleva una vida muy costosa, ellos fácilmente adquirirán esos gustos y entonces las finanzas se verán en aprietos.

Copy link
Powered by Social Snap