Seleccionar página

Si finalmente se encuentra en un balance financiero ideal y puede gozar de dinero extra, en vez de malgastarlo debe entender que existen mejores alternativas para hacer uso de ese dinero, pero ¿Debería ahorrar o invertir? En base a los conocimientos que tiene puede ser una respuesta muy confusa. Invertir podría parecerle poner en riesgo su dinero o malgastarlo, mientras que cuando se ahorra sin un propósito difícilmente se logran los objetivos.

Para poder decidir qué hacer con su dinero, debe tener muy en claro la diferencia entre ambos conceptos. Cuando le hablan de invertir probablemente se le vengan a la mente aquellos expertos en finanzas que hacen trading en la bolsa de valores, mientras que usted apenas alcanza a salir cada mes con un poco de dinero extra para ahorrar.

Pero invertir no es tan difícil si lo hace en préstamos entre personas que estarán disponibles próximamente en Argentina. Usted puede invertir cantidades pequeñas que otras personas pueden necesitar y estará obteniendo rendimientos.

Diferencias

Aunque pueden parecer términos muy similares, ahorrar e invertir tienen diferencias muy significativas. Cuando usted ahorra, está guardando una cantidad de dinero cada determinado tiempo en un fondo de ahorro, puede ser una alcancía o una cuenta formal con una institución financiera.

En las inversiones el dinero es depositado en instrumentos que le entregan rendimientos a corto, mediano o largo plazo, o sea que hacen crecer su dinero a través del tiempo.

– La inversión viene después del ahorro: primero aparta fondos, para después hacerlo crecer.

– Cuando ahorra corre el riesgo de perder valor por su dinero debido a la inflación y déficit de los países, mientras que cuando invierte debe correr los riesgos de que el proyecto o instrumento no generarán los resultados previstos.

– Cuando se ahorra solo se aparta el dinero de nuestro sueldo, y cuando de invierte se busca hacer crecer el dinero.

– Idealmente no debería utilizar el mismo dinero que ahorra para invertir, sino hacer ambos simultáneamente. El ahorro le ayuda a estar protegido ante eventualidades y emergencias mientras que la inversión le ayuda a hacer crecer su riqueza.

– El propósito del ahorro es cumplir cierta meta, como unas vacaciones, comprar un coche o comprar un regalo. En cambio las inversiones no son utilizadas para propósitos a corto plazo, sino para poder gozar en un periodo de tiempo largo o reinvertirlo.

– Los ahorros pueden hacerse en casa, teniendo el dinero a su alcance, mientras que las inversiones se hacen por medio de instrumentos en los cuales no tiene acceso inmediato al dinero.

Share via