Actualmente todos los bancos ofrecen la opción del Home Banking. No obstante el segmento que mayormente utiliza esta herramienta son los millennials y las nuevas generaciones, no tiene porque quedarse rezagado.

Buen uso del Home Banking

Las transacciones y consulta de movimientos son de los principales usos. También puede hacer pago de ciertos servicios. Desafortunadamente las personas interesadas en sus datos financieros o información personal pueden encontrar formas de conseguirla a través de esta. Si aún no se anima a hacer uso del Home Banking, tenemos este manual para hacer el mejor uso.

Estado de cuenta

Trate de actualizar la información en su estado de cuenta constantemente. Ahí se reflejan todos sus movimientos y es una excelente forma de ver en caso que algo no ande bien. Solo usted debe conocer las claves de acceso a su Home Banking.

Evite clonaciones de tarjeta

Tal vez es imposible saberlo si sucede de momento, pero puede tomar precauciones. Cuando pague con tarjeta solicite que lleven la terminal a donde está usted o vaya con la persona que hará el pago. Revise que la terminal no tenga objetos extraños y que sea pasada solo una vez con su consentimiento. En caso de clonación podrá revisarlo por medio de notificaciones en el Home Banking y reportarla de inmediato.

Cuando use un cajero automático

El uso de efectivo cada vez es menor, tal vez mucho depende de sus preferencias. Aún así, si debe hacer uso de efectivo en el cajero sea cuidadoso.

– Revise que el cajero esté en buen estado y en servicio.
– Observe que el orificio de la tarjeta y del efectivo no tengan obstrucciones.
– No acepte ayuda de extraños o intente ayudar a extraños.
– Si debe pedir ayuda o sucede algo llame a la línea telefónica del banco.

Cuide sus contraseñas

Las contraseñas son tal vez la forma en que muchas personas han sido víctimas de estafas o robo de datos.

– Evite utilizar contraseñas fáciles de adivinar como fechas de cumpleaños o aniversarios.
– Por supuesto evite secuencias numéricas sencillas como 1234 o 0000, 1111, etc.
– Memorícelas y no las comparta con nadie, en ninguno de los casos las anote y guarde en su bolso o cartera.
– Jamás utilice las mismas contraseñas que las redes sociales u otros accesos.

Utilizando el Home Banking

Es común que quieran robar nuestros datos pretendiendo ser parte de nuestro banco, por eso cuando quiera entrar a revisar su estado de cuenta, asegúrese que sea el enlace correcto de su banco o institución financiera.

Su banco jamás solicitará datos personales, solo los básicos para el acceso como son su contraseña y número de cuenta o tarjeta. Si llega a recibir emails o llamadas de su “banco” cuelgue y llame a la línea de atención a clientes para cerciorarse que efectivamente hicieron contacto. Cualquiera puede llamar fingiendo ser de su banco, pero la señal de alarma deberá ser cuando le pidan llenar información personal sobre sus finanzas o datos personales.

El Home Banking ofrece grandes beneficios, sólo asegúrese de seguir estas recomendaciones para no ser víctima de estafas.