Las deudas son un problema cotidiano en el que perdemos el control fácilmente, regularmente al solo pagar una cantidad mínima en lugar de saldar la cuenta. En deudas pequeñas que puede liquidar rápidamente y no hay problema, pero hay otro tipo de deudas a las que debe darles seguimiento, revisar montos y movimientos.

En este tipo de deudas las personas a las que les paga el solicitante es regularmente una institución financiera que le otorgó un préstamo personal, o bien un despacho de cobranza. Los despachos regularmente contactan a la persona que no ha pagado su deuda y ya la tenga vencida.

Fraudes en los préstamos personales

Hablando de los despachos financieros o de cobranza, es ahí cuando se suelen cometer fraudes al no pagar a tiempo sus préstamos personales. Estos suelen ofrecerles los famosos descuentos a sus deudas, acuerdos que ellos hacen regularmente con la institución financiera para facilitar el pago de su deuda.

Uno de los inconvenientes de que estas personas hagan estos acuerdos de descuento es que no puede estar del todo seguro que su dinero llegara intacto a la institución financiera. Por otra parte este tipo de descuentos no son una garantía de que pueda saldar sus deudas.

Soluciones

Aunque pueda parecer fácil caer en fraudes al momento de pagar su préstamo personal, puede hacer pequeñas acciones que lo eviten caer en estos fraudes.

Trato directo con el solicitante

No deje que terceras personas se interpongan en la relación que pueda tener usted con la entidad financiera a la que debe. Esto puede propiciar malentendidos o malos movimientos en sus cuentas.
Por otra parte en ocasiones no es una opción que los terceros no se encuentren de por medio, por ello algunas recomendaciones.

– Siempre realizar verificaciones con el solicitante, él debe encontrarse, al igual que usted, enterado de todos los términos.
– Todos los movimientos que haga, deben hacerse por escrito, dichos movimientos son: modificación de cuotas, plazos, o descuentos. Las promesas que se puedan hacer no son válidas en tanto no se encuentren por escrito. Esto le da seguridad a usted y validez por lo que siempre pida dichas cartas o convenios.

Manténgase al tanto de su historial

Un engaño común consiste en decirle que su deuda ya fue vendida, por lo cual se extiende el saldo y le informan que debe pagar de nuevo. Este dinero jamás llega a la institución financiera y es ahí cuando se comete el fraude.

Lo recomendable antes de hacer cualquier movimiento es informarse en el Veraz sobre su historial crediticio. Solicite un reporte de crédito para darse cuenta si sus deudas han sido saldadas o no. Si cree que esto toma tiempo y no encuentra la manera de hacerlo entonces debe comunicarse con su institución financiera y corroborar esto.

No se deje llevar por lo que puedan decirle, aunque parezca información proveniente del banco. Antes de dar un nuevo pago asegúrese que las cosas van en orden.