Seleccionar página

El ahorro tiene como propósito principal apartar dinero periódicamente para un comprar o pagar algo en particular. También pueden ser compras bien pensadas en las que termina gastando menos dinero del original. Aún así, sabiendo cuál el concepto de ahorro, existen muchas “opciones” que podrían parecer un ahorro y al final no lo son.

Formas falsas de ahorro

Tenemos 3 de esas opciones falsas de ahorro que pueden causar confusión entre las personas y solo arruinar sus finanzas.

1. Guardar el dinero en casa

Ya no tiene 10 años de edad como para optar por esta opción de ahorro. En la edad adulta ya debería saber que el ahorro en casa tiene más contras que pros. Empezando por la posibilidad de pérdida, robo o destrucción y también está la devaluación.

Guardar dinero en una alcancía o debajo del colchón son métodos aconsejados cuando es joven y apenas inicia creando un hábito, por supuesto se espera que poco a poco comience a conocer las diferentes herramientas de ahorro disponibles.

2. Esperar con ansias las ventas nocturnas y rebajas

Los medios de comunicación nos hacen sentir la necesidad y urgencia cuando se trata de comprar en las temporadas de rebajas y ventas nocturnas. Nos bombardean con publicidad a través de nuestras redes sociales, llamadas, emails o hasta mensajes de texto, insistiendo en que no puede dejar pasar la oportunidad de comprar algo a un precio más bajo que el original. La pregunta principal que debe hacerse es ¿Lo necesito o lo quiero? No todo lo que compra cumple un funciona verdadera o más bien satisface una necesidad real.

Estas temporadas son excelentes cuando desea comenzar a crecer su patrimonio, es decir con cosas necesarias. Pero siempre asegurándose de tener el dinero y revisar que realmente sea una oferta y no existan condiciones de compra para hacerlas válidas. A veces termina gastando más dinero tratando de hacer una oferta válida.

3. Comprar siempre a meses sin intereses

Los meses in intereses no son una forma de rebaja o ahorro, son solo una modalidad de pago. Para que los meses sin intereses puedan funcionar con el propósito real, debe hacer los pagos en tiempo, y por supuesto más del mínimo. Una vez que incumple el pago los intereses comienzan a cobrarse, a acumularse y a generar una deuda.

Por eso mismo financiar compras diarias a meses sin intereses no es recomendable ¿O es que realmente desea seguir pagando la compra del super por 3 meses? Seguramente lo que compro ya ha dejado de existir y aún sigue pagando por eso.

Las compras a meses sin intereses se recomiendan para artículos fuera de alcance, pero necesarios. Como claro ejemplo están los electrodomésticos. La forma más sencilla para saber si hacer una compra a crédito y meses sin intereses, es revisar si el ciclo de vida del producto es más largo que el del pago de la deuda.

Si lo que desea es comenzar a ahorrar es mejor que revise las diferentes herramientas que manejan los bancos e instituciones financieras en el país. Elija la que se apegue más a su estilo de vida y necesidades.

Share via