Hasta para adquirir deudas debemos actuar de manera cautelosa e inteligente. Y esto se puede lograr utilizando instrumentos financieros.

Endeudarse de forma inteligente

Lo ideal sería no pedir un préstamos para salir de nuestras deudas, y mucho menos utilizar nuestros ahorros para salir de dicho préstamos. Los ahorros deben estar destinados a la inversión, para hacer crecer nuestro dinero.

La petición de un préstamo

Si va optar por pedir un préstamo entonces debe saber todo lo que esto conlleva. Es decir cuántas cuotas debe cubrir, fechas límites, formas de pago, etc. Y lo más importante: ¿Podrá pagar su préstamo sin olvidarse de los intereses?

No puede tener la seguridad de que siempre tendrá ingresos para cubrir las cuotas de su préstamo, por eso debe contar con un apoyo. Cuando hablamos de un apoyo económico para sus deudas nos referimos a un aval que pueda ayudarlo a sobrellevarlas en caso de que usted no lo logré.

Pedir un préstamo es algo que se debe tomar muy en serio, como el hecho de saber si realmente es necesario pedirlo o se está adelantando a las circunstancias.

– Es solo necesario cuando necesita dinero en forma urgente y no cuenta con fondos en ese preciso momento.
– No es necesario cuando se trata de un capricho, algo que puede esperar a que ahorre y lo tenga tiempo después sin problema.

El préstamo para la compra de un producto o servicio

Si tiene algo preciso que comprar, la forma de endeudarse inteligentemente es calculando qué porcentaje de su sueldo le costará, así como cuantas cuotas serán necesarias o si se tratará de un solo pago. En este caso existen dos opciones.

– Que el préstamo solicitado sea de menos del 15% de su sueldo: Si este es de una sola cuota lo recomendable es pedir un préstamo familiar o realizar el pago con tarjeta de crédito.
– Que el crédito solicitado sea más del 15% de su sueldo: En este caso lo recomendable es usar su tarjeta de crédito con un máximo de tres cuotas.

El préstamo para el pago de deudas

De igual forma debe calcular cuál será el monto. Y para eso también hay dos opciones.

– Si el monto es menos del 20% de su salario y necesita varios meses, lo recomendable es pedir un préstamo familiar o realizar, utilice un fondo de empleado o una cooperativa.
– Por otro lado, si puede pagar la deuda, en poco tiempo pero esta es de más del 20% de su sueldo, le recomendamos hacer una compra de cartera con bancos, cooperativas o fondos de empleados.

Un préstamo para pagar sus estudios

Sin duda una gran inversión y por la que vale la pena pedir un préstamo, para el cual tiene las siguientes opciones.

– El abono de cantidades cada mes: Busque instituciones financieras que tengan como tasa máxima el 15%, de esta manera podrá abonar el 50% del semestre mes a mes.
– Pagar todo su préstamo una vez terminada la carrera: Esto pensando que usted va a cubrir el 50% del valor del semestre y que al final, pedirá un préstamo en el cual las tasas no sean mayores al 20%.