Seleccionar página

La pobreza en la vida de una persona no siempre se refiere únicamente al dinero o las finanzas. Existe un concepto llamado pobreza mental que podría significar la raíz de sus problemas financieros y muchos más.

¿Qué es la pobreza mental?

Pobreza mental se define como el conjunto de los pensamientos y actitudes negativos que las personas adquieren y mantienen a lo largo de sus vidas. Tiene como efecto el lento o falta de desarrollo personal y profesional. Como puede ver no solo termina quitándole dinero, le quita oportunidades de crecimiento laboral y de avanzar personalmente en su vida. Existen una serie de señales que le pueden ayudar a saber si es víctima de pobreza mental.

– Improvisa constantemente

Como mencionamos la motivación puede no ser un problema, pero la constancia, sí. Puede plantearse planes pero ponerlos en práctica puede ser muy difícil. Se necesita compromiso y un plan detallado para cumplir sus metas y propósitos. Plantearse metas mejora nuestra calidad de vida, desde adquirir una casa, hasta salir de vacaciones.

Cuando se trata de casos reales es tan simple como cuando se olvida de poner gasolina al coche y termina con el coche sin funcionar, a la larga su coche puede tener problemas técnicos si esto sucede con frecuencia. Otro ejemplo es dejar de prestar atención a los detalles en el hogar como tuberías averiadas y postergar su reparación al final sale mucho más caro las acciones de reparación que de precaución y mantenimiento.

– Su progreso es a costa de los demás

Para salir adelante no es necesario pasar por encima de las personas. Un buen líder es elegido por un grupo de personas que representa sus intereses y escucha lo que desea, forja nuevos líderes. No toma crédito por los logros de los demás.

– Le teme al cambio

Las personas que siguen triunfando a lo largo del tiempo es porque han sabido adaptarse a los cambios. Nos referimos tanto a herramientas como conocimientos. De ser posible hasta adaptar o cambiar su rama laboral. Este tipo de progreso mejora su futuro financiero y finanzas personales.

El peor error que cometen las personas con pobreza mental es creer que lo saben todo y nadie puede enseñarle cosas nuevas. Este siempre abierto a nuevos conocimientos y nuevos contactos, nunca sabe cómo pueden ayudarle en un futuro.

– Malgasto en compras

Los gastos que satisfacen necesidades inmediatas y temporales suelen ser una mala idea. Por otro lado los gastos que traen beneficios a largo plazo, mejoran sus finanzas. Gastar dinero en caprichos puede hacer que se vea corto de dinero y deba optar por otros medios de financiamiento que pueden hacer un hueco en sus finanzas.

Para identificar qué gastos son realmente un malgasto, basta con que revise sus últimos gastos y piense detenidamente si han cambiado significativamente su calidad de vida. Si la respuesta es no, es un malgasto del cual bien puede prescindir.

Los puntos antes mencionados le privan de grandes progresos en su vida, no solo en sus finanzas. La pobreza mental se desarrolla durante nuestra vida, desde el lugar dónde se vive, hasta las experiencias que vivimos con nuestros padres. Si bien no se eligen, aún así esto no es una excusa para no mejorar y modificar actitudes y malos hábitos.

Share via