Seleccionar página

No es sorpresa que los hijos terminen consiguiendo los mismos intereses que los padres. Al final si los padres tienen negocios, suelen heredarlos. No son imposiciones de los padres, el ejemplo que se da y la forma de educación tienen mucho que ver con los sueños y hobbies que suelen conseguir en la vida adulta.

Educar a los hijos en las finanzas

Ahora, aplicado esto a la educación financiera, puede tomar partido y aprovechar para dar la mejor educación financiera posible. Los siguientes consejos que mencionamos le ayudarán a estimular los conocimientos sobre finanzas en los más pequeños.

Aprender con el ejemplo

Muchas veces quiera o no que aprendan algo de sus propios hábitos, no está en su poder. Los pequeños aprenden todo lo que ven, desde cómo gasta, hasta cómo hace planes para conseguir metas y sueños.

Hobbies y gustos

Si bien los niños tienen su propia personalidad, son más propensos a amar los deportes si en la familia se acostumbra jugar o alguien es deportista profesional. Igual pasa con los hobbies artísticos. Crecen viendo esos hobbies como normales. No es de sorprender que admiren a sus padres y deseen copiarles. También las conversaciones y los temas predominantes en casa podrían ser ya sea de deportes, negocios o artísticos, por eso mismo los niños crecen entre esas conversaciones.

Orden en las prioridades financieras

Tener que elegir al final del mes si pagar el cole de los niños o salir juntos al parque de diversiones puede dejar un gran impacto en los hijos. Deben saber diferenciar qué es importante y necesario, y qué puede esperar. O mejor aún, si el esfuerzo que se ha hecho ha conseguido una recompensa, siempre y cuando se pueda pagar.

En cuanto a darles todo siempre

Inevitablemente queremos que nuestros hijos no deban pasar por las mismas carencias que nosotros pasamos. Queremos que tengan una vida más fácil, pero lo que muchas veces no nos ponemos a pensar es que cuando se les da todo, lejos de ayudarlos, solo los afectamos.

El tipo de vida que tuvimos, con carencias o excesos, es lo que ha determinado nuestro carácter. Si no tuvimos muchos juguetes aprendimos que pueden no ser necesarios cuando existen otras formas de divertirse o pasar el tiempo. Además esforzarse por conseguir algo siempre trae una recompensa más grande. Si se les da todo en la vida, no podrán aprender a esforzarse y creerán que todo debe ser dado a ellos.

No normalizar los errores

Vivir en estado de deuda o recibiendo llamadas de bancos de forma constante puede llegar a ser visto como el estilo de vida normal. Curiosamente los hijos suelen replicar lo que ven en casa porque les da un sentido de normalidad. Si tiene problemas para usar las tarjetas y se ha endeudado de más, ellos probablemente sigan el mismo camino.

Comenzar con uno mismo

Antes de poder dar una buena educación financiera, se debe revisar que el estado de nuestras finanzas, sea bueno. No es tarea fácil poder reconocer qué es lo que se está haciendo mal, pero vale la pena si quiere dar una mejor educación a sus hijos, tanto como el ejemplo.

Share via