Ser fiel a una sola institución financiera cuando se trata de las tarjetas de crédito podría no traer tantos beneficios como lo cree. Podría estar perdiendo de mejores oportunidades que al mismo tiempo ayudan a la construcción de su historial crediticio y mejoran las oportunidades de financiamiento futuras.

Al pasar por malos momentos en las finanzas, puede hacerle buscar formas de financiar sus compras, debe ser fuerte y resistir usar las tarjetas de crédito para financiar sus gastos del día a día. Si ya está pasando una mala racha, una nueva deuda no es lo que necesita, peor aún si no paga en tiempo y se comienzan a generar intereses.

¿Es su tarjeta de crédito correcta?

Existen varias formas de darse cuenta que la tarjeta o tarjetas que tiene tal vez no son las correctas para el tipo de vida que lleva o la forma en que gasta, mencionamos algunas a continuación.

Fue su primera tarjeta

Tal vez cuando la consiguió pareció un buen trato, las tasas eran buenas, etc. Pero mucho puede cambiar en unos años, no solo en sus finanza, sino en la economía el país. Incluso sus metas y propósitos pueden cambiar por lo que sus gastos y ahorros se verá enfocados a diferentes cosas. Si sus tarjetas de crédito ya están acumulando polvo o simplemente no le saca el verdadero provecho, es buena idea que revise las opciones con otros bancos.

También una buena razón para cambiar de institución o renovar sus tarjetas es considerar las medidas de seguridad que ofrecen en caso de robo, clonación o extravío. Generalmente las tarjetas antiguas no ofrecían estas opciones.

La familia está creciendo

Indudablemente el estilo de vida cambia cuando la familia crece. Muchos padres primerizos puede no notarlo y creen que podrán seguir llevando el mismo estilo de vida que antes de ser padres. Pronto comienzan a darse cuenta que los gastos deben ser mejor pensados y el uso de la tarjeta de crédito más limitado. Desde ese punto, tal vez debería tener una con una línea de crédito más baja.

Tiene la línea de crédito al límite

Tal vez la línea de crédito o el tope que tiene la tarjeta, pudo ser suficiente en algún momento, pero si este ya no es, es una clara señal de que las deudas se están saliendo de control. Por otro lado los intereses también comenzarán a crecer si no paga. Existen varias opciones para librarse de este problema, una es refinanciar la deuda, pero esta se verá reflejada en el Veraz. También puede solicitar otra tarjeta para pagar las deudas. Solo que debe tener cuidado con este último consejo, una nueva deuda sugiere que debe ser más alta, pero a su vez debe revisar que sean mejores condiciones, tasas de intereses más bajas o sin cuotas anuales.

La tarjeta que tiene es departamental

Las tiendas departamentales atraen la fidelidad de los clientes ofreciendo tarjetas departamentales. Así todos los segmentos de la población tienen la oportunidad de conseguir financiamiento de parte de las tiendas. Generalmente se hacen convenios con los bancos para ofrecer estas tarjetas. Lo malo de ser tarjetahabiente de una de estas tarjetas es que solo obtiene los beneficios y acumula puntos con la institución que las ofrece. Es decir no se pueden utilizar en ninguna otro lugar.

Antes de cambiar de tarjeta de crédito revise cuidadosamente los beneficios y los costos que pueden estar ocultos. Pero principalmente que se adapte a sus necesidades actuales.

Copy link
Powered by Social Snap