Seleccionar página

Se puede decir que al terminar e iniciar un nuevo año es cuando se presentan problemas en las finanzas. Pero a decir verdad la situación de cada persona es muy personal. Las emergencias no avisan y si no se ha prevenido preparado para esas situaciones sus finanzas podrían sufrir un gran golpe.

Buenos hábitos para mejorar las finanzas

Con la adquisición o modificación de hábitos puede afrontar cualquier problema de dinero que suceda. Los mencionamos a continuación para que pueda comenzar a mejorar sus finanzas lo antes posible y cumplir sus propósitos a futuro.

Propóngase metas

Para tener unas finanzas en orden o más bien que tengan un principio y un propósito debe comenzar estableciendo metas y sueños. Solo así sabrá en qué desea concentrar sus esfuerzos y su dinero. Cómo sabrá para qué ahorrar o cómo gastar si no sabe qué desea a futuro.

Ya que se tienen sueños, metas y propósitos es que hacer recortes, ahorros y un presupuesto comienzan a tener más sentido. Ahora sabe para qué se está haciendo.

Si por otro lado el problema principal es que aún no tiene metas y propósitos establecidos, puede empezar por ahí. Los propósitos pueden ser tan ambiciosos como lo desee, solo recuerde que deben ser reales y por supuesto realizables, de otra forma se sentirá frustrado. Otro consejo es que ya que tenga metas, las divida en corto, mediano y largo plazo.

Fondo de reservas

No importa cuánto dinero gane, si es poco o mucho debe tratar de hacer lo posible por tener un fondo de reservas contemplado entre la cantidad de dinero que aparta cada mes, es decir en su presupuesto. Estos fondos de reserva son muy útiles cuando se vienen problemas o emergencias.

El dinero que se aparta mensualmente debe estar fuera de su alcance, preferiblemente a través de instrumentos de ahorro formales como cuentas de ahorro de banco o inversiones en instituciones financieras confiables y reguladas. Este fondo de reservas debe considerarse como el pago de una responsabilidad más, solo así puede asegurar que se pueda hacer.

Disminuya las deudas

La cantidad de deudas puede hacer que se vuelvan inmanejables en base a la cantidad de dinero que debe, si hay intereses que pagar y el periodo de tiempo por el que deberá estar pagando.

Pero principalmente el nivel de deudas puede ser manejable cuando revisa el propósito por el que se está endeudando. Es decir que traiga más beneficios que dolores de cabeza. No es lo mismo solicitar un crédito para comprar un coche que usar la tarjeta de crédito para salir de fiesta cada fin de semana.

Identifique cuánto dinero tiene

Es decir cuánto dinero le queda libre una vez que ha hecho todos sus gastos fijos. Muchas personas ni siquiera saben a cuánto asciende el pago de sus gastos fijos. Una vez que sabe en qué se va su dinero puede gastarlo en lo que realmente vale la pena, o mejor dicho en sus propósitos.

Ponga un plan en acción

Ya que sabe qué desea hacer con su dinero, sabe a dónde va y cuánto tiene, es momento de hacerlos realidad. El presupuesto es el que permite que todo esto se haga realidad. No se olvide de modificar sus planes y su presupuesto conforme cambia su estilo de vida, desde sus ingresos, hasta el nivel de inflación. Cada año debe asegurarse que sus metas van por el mismo camino e ir anotando el progreso.

Share via