Es muy fácil tener la idea de reducir los gastos o pensar que la próxima vez no derrocharemos dinero, o bien que no nos dejaremos llevar por alguna emoción en las compras. Lo difícil es contar con la disciplina, la constancia y el control para en verdad realizarlo.

Evitando gastos innecesarios

Puede que parezca imposible pero más de una persona ha logrado vivir de esta manera, digamos que con un estilo de vida minimalista en el que comprar cosas que no necesita queda fuera de la jugada, esto durante 365 días ¿Se animaría a intentarlo?

Seguramente pensará que no es posible evitar este tipo de gastos, pero si se ve en una situación complicada en la que por ejemplo tiene que pagar una hipoteca se ve obligado a cambiar las cosas.

Cocinar para toda la semana

Así como comprar en cantidades grandes y congelar representa un mayor ahorro que comprar en pequeñas porciones y a mayor precio, es lo mismo al momento de cocinar. Si cocina en grandes porciones para toda la semana, gastará menos. Esto porque gastará en una sola compra en toda la comida de la semana, además lo ayudará en la organización de su tiempo, solo tendrá que descongelar o bien calentar y listo.

Recreaciones gratuitas

No se necesitan grandes cantidades de dinero para divertirnos, lo que hace falta es imaginación y disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, como un paseo en un día soleado, un picnic, escribir un poco o bien sacar ese lector que lleva dentro, el hábito de la lectura además de ser gratuito le aporta mucho más de lo que puede imaginar.

La planeación de su día

Tener una planeación de las actividades que va a realizar y que impliquen gastar dinero es algo básico para evitar gastos innecesarios. Puede de esta manera prevenir y además buscar la forma de reemplazar algún gasto que pueda llegar a presentarse. Lo mejor es planear semanal o mensualmente, pero todo esto inicia con un día.

Eventos gratuitos

Siempre habrá eventos gratuitos, ya sea exposiciones nuevas, inauguraciones de arte, presentaciones de libros o de nuevos productos, etc. Debe estar abierto a participar en eventos sociales a los que quizás no se encuentre acostumbrado.
Este tipo de eventos además de ahorrarle dinero le hará adquirir mayores conocimientos culturales y también podrá ampliar su círculo social ya que conocerá otro tipo de personas.

Las relaciones interpersonales son de ayuda

Sus amigos le ayudarán a encontrar otras formas de entretenimiento sin gastar dinero, sobre todo si se ponen de acuerdo para ello. Si se encuentran en sintonía o explica su situación sobre el hecho de no hacer gastos innecesarios, seguro podrán hacer muchas cosas juntos como reuniones en casa, compartiendo los gastos de la cena o las bebidas, noches de películas en lugar de gastar en un billete del cine, etc.