El principal propósito de los padres con los hijos es darles las herramientas suficientes para que puedan independizarse y tengan una mejor vida que la propia. Esto también se aplica a las finanzas, y de cierta forma los padres no deberían olvidarse de esa importante lección que se debe enseñar. Cuando crezcan los pequeños lo agradecerán eternamente al tener una vida financiera sana.

Educación financiera para los padres

Es de esperarse que los padres sean un ejemplo a seguir, apliquen los mejores métodos y no tengan errores en sus finanzas personales. No obstante, del dicho a la práctica hay una gran diferencia. Tal vez muchas veces ni siquiera pasa por su cabeza tener que dar buenos ejemplos o que esto puede repercutir en la enseñanza de los niños. Tenemos algunos puntos clave para que comience a educar sobre finanzas a sus hijos.

Todos cuentan

En muchas familias sigue siendo normal ver al padre como el proveedor o el que toma las decisiones financieras. Sin embargo, es importante que se involucren a todas las partes de la familia, al menos que se escuchen las opiniones. Puede ser una excelente forma para organizar las finanzas, saber qué necesita cada miembro de la familia y en qué se está gastando el dinero.

Además cada miembro de la familia puede dar diferentes ideas y sugerencias acerca de cómo hacer recortes o gastar de forma mejor. Así se está involucrando a todos los miembros y la presión en el padre de familia no será tan grande.

Gastos personalizados

Los gastos de cada familia son diferentes, es importante que escuche lo que cada miembro tiene que decir para poder enfocarlo a las diferentes preferencias y necesidades. Tanto como papá y mamá deben estar de acuerdo en dónde se compran los alimentos para que se pueda gastar menos.

Los más pequeños indudablemente aprenden de las cosas menos esperadas, cuando las compras no son planeadas y termina gastando impulsivamente, ellos pueden desarrollar el mismo hábito. Suelen hacer berrinches y querer satisfacer caprichos en las tiendas.

Invertir en seguros

Especialmente una vez que ya tiene familia los peligros tienen más peso. Proteger su patrimonio y la salud de sus seres queridos se vuelve a una prioridad. No desaproveche el uso de esta herramienta financiera y proteja todo lo que le importa. En caso de que suceda un accidente a su patrimonio o se vea en la urgencia de ir al doctor, no se verán afectadas sus finanzas si cuenta con los seguros necesarios.

Particularmente cuando se tienen hijos pequeños se pueden presentar más complicaciones de salud. Al mismo tiempo vale la pena invertir en algún seguro de educación ya que esta puede tener un gran costo si no se planea con tiempo. Por supuesto si es que quiere dar una de buena calidad.

Buscar nuevas fuentes de ingreso

La calidad de vida y el cumplimiento de los sueños solamente se pueden conseguir a través del dinero. Puede optar por pasar una vida ahorrando o conseguir mayores ingresos.

Además no es recomendable que esté conforme con una cantidad de ingresos, las necesidades de las familias cambian constantemente. No se olvide que las decisiones deben ser tomadas y platicadas con su pareja antes de abordarlas con toda la familia. Al final de cuentas son un equipo.