Seleccionar página

Muchas personas no conocen la diferencia entre estos dos conceptos, y al final lo que se ve realmente afectado son las finanzas personales. Es importante diferenciar los caprichos de las necesidades.

Desde muy pequeños pudimos aprender el valor de las cosas, a diferenciar lo que se necesita de lo que se quiere. Es muy común que los niños hagan berrinches cuando desean un juguete o golosina y difícilmente se salen con la suya. Cuando ese niño tenga edad suficiente para ganar dinero propio y tomar decisiones financieras, puede detenerse a pensar en experiencias pasadas y hacer la notoria diferenciación.

¿Cuál es entonces la diferencia entre estos dos conceptos tan importantes?

Necesidad

Son todos los gastos estrictamente necesarios para que una persona pueda llevar una vida con gastos mínimos. Dentro de estos gastos se incluyen los de vivienda, alimentación, servicios, transporte y vestimenta. Muchas personas pueden perderse en el camino cuando los caprichos aparecen en alguna de las categorías mencionadas, pero debe recordar que sin uno de estos gastos realmente necesarios, su vida, salud y seguridad estarían en riesgo.

Piense por ejemplo: comprar ropa es una necesidad, pero no es necesario tener que cambiar su guardarropa cada mes, sino invertir en ropa de calidad para no tener que estar gastando constantemente reponiéndola cuando se desgaste. El transporte a su trabajo es necesario pero debe ponerse a pensar que es lo que puede costearse: comprar un coche o pagar el transporte público. Ambos cumplen con el propósito, y quizás su presupuesto no le permita comprar un coche.

Ligeramente necesario

Este tipo de gastos pueden justificarse, pero cuidado que muy fácilmente puede comenzar a gastar de más. Por ejemplo, si trabaja desde casa es necesario contar con una buena conexión de internet por lo que deberá invertir un poco más que en una conexión doméstica.

Si su trabajo es en el área de ventas necesariamente deberá lucir bien con sus clientes por lo que su vestimenta y apariencia cobran importancia y por supuesto invertir un poco más es indispensable.

Caprichos

Entran en esta categoría todos los productos/servicios que no caben en las categorías anteriores. En su próxima visita al supermercado divida sus compras en estas 3 categorías y terminará ahorrándose dinero si evita comprar los caprichos. Son generalmente las cosas que compra por impulso y que no se encuentran en una lista, o cundo cambia constantemente de accesorios o tecnología del momento. También se incluyen promociones y ofertas que no habría considerado sin estar en promoción.

A grandes rasgos, todo puede resumirse a una pregunta ¿Lo necesita para vivir? De no ser así, no lo compre.

Share via