Seleccionar página

Podría creerse que tener una casa o apartamento propio es una de las metas más comunes entre las familias y una persona adulta. Pero en algunas ocasiones esta puede resultar una gran carga financiera.

¿Es su inmueble una carga financiera?

Cuando se aspira a conseguir una casa o inmueble muy por encima de sus posibilidades además de no tener el dinero en el momento, puede traerle una deuda muy grande por un largo periodo de tiempo. Además también se vienen otros gastos secundarios y de mantenimiento. Esto se convierte en un problema cuando las siguientes señales son muy obvias.

1. Constituye más del pago del 30% de sus ingresos

La regla de oro para comprar un inmueble es que los pagos mensuales no excedan más del 30% de lo que gasta, o mejor dicho de sus ingresos. Se espera que gaste en referencia a lo que ingresa y no más. También tendrá otras responsabilidades financieras que deberá pagar mensualmente. Por eso antes de adquirir un inmueble debe tratar de apartar la mayor cantidad de dinero posible para su enganche. Si debe hacer uso de un préstamo o crédito este no será muy alto y se puede manejar fácilmente.

2. Apenas puede pagar el préstamo

La principal ventaja de los préstamos y créditos es amortiguar el gran costo de un inmueble y dar lugar a otros pagos. Pero mientras menos dinero tenga ahorrado para el inmueble peores opciones encontrará. Si debe pagar altos intereses poco a poco esa gran deuda le hará conseguir nuevas deudas para seguir solventando su vida.

3. Ya está consiguiendo más deudas

La deuda de un crédito hipotecario es una que le ayuda a largo plazo, es decir le ayuda a construir un patrimonio y trae grandes beneficios. Tener poca liquidez puede hacerle optar por utilizar su tarjeta de crédito más regularmente. Esto solo aumenta su nivel de deuda. Opte por pagar todo lo que necesita de contado, con dinero que sí tiene. Seguir financiando su vida le puede alejar de cumplir sus sueños y metas financieras.

4. Dejó de ser un lugar cómodo y de paz

El propósito de un hogar es poder construir una familia, pasar momentos de felicidad con los amigos y familiares. Puede deberse al estrés de las cuentas que debe pagar y el mantenimiento del inmueble, pero en otras ocasiones si simplemente no se siente cómodo o feliz en su hogar, tal vez no es el inmueble correcto.

5. Está pasando por problemas financieros

La mejor forma de saber que su hipoteca está complicando sus finanzas es con las siguientes preguntas.

– Tiene retraso en los pagos mensuales o no puede completarlos puntualmente.
– El banco o institución financiera con la que tiene el crédito le ha informado que considera tomar la casa o el inmueble como garantía de pago por incumplimientos.
– Cada que debe hacer los pagos mensuales debe elegir entre qué pagar porque el dinero no le alcanza.

La clave para poder conseguir su propio inmueble es ver diferentes opciones y por supuesto ahorrar lo más que pueda. Así las opciones de crédito estarán a su favor.

Share via