Una cosa es el ahorro en la compra de alimentos y otra diferente es evitar el desperdicio. Probablemente ambos al final del mes y del año significan un gran ahorro de dinero.

Evitando el desperdicio de alimentos

Tirar la comida también tiene consecuencias en el medio ambiente ya que se genera más basura. Tenemos una serie de consejos para que además de disminuir la cantidad que tira, también sus facturas en casa sean más bajas. Todo nuevo hábito toma tiempo en adquirirse, tenga paciencia y siga intentando modificar sus hábitos de consumo y alimentación. Fácilmente se puede lograr con organización y mucha voluntad.

Planeación

Cuando no se organizan los platillos diarios y las cantidades se puede pasar a tirar lo que sobra. Controle lo que compra con una lista de artículos al ir al mercado. Comprar alimentos de temporada o basar sus platillos en ello, hará que ahorre significativamente cada semana. Cuando no es temporada los productos son más caros.

Ofertas

Ciertos días se la semana es más económico comprar, aproveche esas oportunidades. Haga comparaciones adecuadas antes de optar por una tienda. Otro tipo de ofertas muchas veces con estrategias de marketing para que gaste más. Analice las promociones y que no supongan un gasto extra, o peor aún, compra excesiva de productos que podrían perecer antes de usarse.

Las marcas blancas también son una mejor opción, son más económicas y la calidad es muy competitiva.

Ahorro de energía

Para que la nevera tenga un mejor funcionamiento trate de tenerla siempre llena. Las carnes son de los productos más costosos, aproveche y cómprelas cuando estén en oferta. Recuerde que deben estar congeladas y permanecer congeladas, cuando se descongelan y vuelven a congelar, pierden propiedades nutritivas. Mientras más lleno esté, más frío se mantiene.

Al meter alimentos al refrigerador asegúrese que estén fríos o a temperatura ambiente. De no ser así el refrigerador trabaja extra para enfriarlo rápidamente.

Almacenamiento

Es tan importante almacenar bien los alimentos como la preparación. Los lugares en donde se almacenan deben tener la temperatura correcta y por supuesto sin humedad. Para productos como la pasta, harina o arroz, deben estar bien sellados. Infórmese acerca de cómo almacenar dichos alimentos de la mejor manera.

Preparación

Que los alimentos estén bien preparados tiene mucho que ver con los utensilios que se utilicen, que sean los correctos y que se encuentren en buen estado. Los utensilios deben ser limpiados de forma correcta para que se mantengan en buen estado. Al prolongar su vida también se ahorra dinero en no comprar nuevos de forma regular.

En cuanto a la limpieza, los productos pueden ser muy costosos. Pruebe con una mezcla casera de bicarbonato, limón y vinagre. Así se estará ahorrando mucho dinero.